Realidad Artificial. Miris 2

La clave para un resultado estéticamente óptimo y predecible con cualquier tipo de restauración directa reside en el "concepto de estratificación natural".

¿CUÁL FUE EL REQUISITO PREVIO PARA ASEGURAR EL RESULTADO FINAL?
Para mí era obvio, igual que lo hubiera sido para usted como dentista o como protésico dental, que Miris tenía que ser estético, sencillo y previsible. Permitir la reconstrucción del diente con dos masas básicas que poseen propiedades ópticas similares a las de la dentina y del esmalte, y que sustituyen a estos dos elementos para conseguir resultados naturales. Esto se consiguió duplicando el color y la opacidad (translucidez) medidos sobre los dientes naturales de pacientes jóvenes, adultos y mayores. Además de los colores de dentina y esmalte, se desarrollaron masas para efectos especiales con las que individualizar y caracterizar la restauración y conseguir así una estética insuperable.
Lo invitamos a eliminar el paradigma VITA y ver realmente el color de los dientes. La filosofía de MIRIS sobre el color no sigue la línea de los sistemas VITA®1. De hecho, es más sencillo y parecido a la realidad natural; el dentista sólo tiene que seleccionar el color de la dentina y el tono y la translucidez de esmalte, de acuerdo con la edad y el tipo de diente. Una guía exclusiva de color facilita el control de la selección y elimina virtualmente los errores antes de proceder a la restauración.

Las mejoras en el cuidado dental favorecen los métodos de tratamiento conservadores. Esto explica por qué los puentes y las coronas están perdiendo progresivamente su posición dominante en la odontología restauradora. Por otro lado, un número cada vez mayor de pacientes exigen restauraciones estéticas que deben imitar el aspecto natural: se requieren soluciones de tratamiento invisibles. Si un sistema de composite está basado en un concepto de color demasiado simplificado o incorrecto con propiedades ópticas insuficientes, el dentista se ve obligado a recomendar un tratamiento más invasivo. Este es el motivo por el que un sistema como MIRIS era algo prioritario ya que, en el interés de paciente, deben promoverse alternativas terapéuticas conservadoras frente a las restauraciones protésicas. Esta filosofía proporciona mejores resultados a largo plazo y la preservación de la salud dental, al mismo tiempo que satisface las expectativas estéticas del paciente.

EXISTEN DIFERENTES NIVELES DE DIFICULTAD EN EL TRATAMIENTO DIRECTO CON COMPOSITE.
La clase IV y la reconstrucción son los mayores retos, pero estos pueden ser solucionados de modo previsible y satisfactorio cuando se aplica un método sistemático. El sistema de composite debe estar basado en colores graduados con precisión que imiten el aspecto de los tejidos naturales con todas sus peculiaridades. De hecho, hay muy pocos sistemas de composites que satisfacen estas condiciones y sólo uno que posee una técnica sencilla y está indicado para médicos generales y especialistas: MIRIS 2. Un conjunto de 8 tonos de dentina, con el mismo color pero diferentes niveles de saturación y un solo set de 5 colores de esmalte con opalescencia natural y sutiles variaciones ópticas inspiradas en los dientes naturales que imitan respectivamente las características ópticas del esmalte en dientes jóvenes o blanqueados, en dientes adultos y en dientes de personas ancianas.
El color que se percibe de la restauración está influenciado por el tono del núcleo de la dentina y el cromatismo, además de por la translucidez y el tono de la capa superior de esmalte. En VITA®1 A, los colores se consiguen con cualquier color de dentina combinado con el color blanco regular o neutro del esmalte, mientras que un tono más amarillento, como los colores VITA®1 B, se obtiene seleccionando el esmalte marfil. De forma parecida, el tinte gris, como los co-lores VITA®1 C, se consigue con un esmalte más translúcido. Este concepto representa una verdadera simplificación en la reproducción de los tonos de los dientes naturales.
 

INDICACIONES


Miris ha sido desarrollado como un sistema fácilmente comprensivo indicado para los dientes anteriores y posteriores. Su uso está recomendado para todas las restauraciones directas, semidirectas e indirectas, además de restauraciones de clase I y II. También están incluidos todos los tipos de cavidades, tratamientos estéticos y cosméticos, cierre de diastemas, modificaciones del diente en su forma y color y carillas. La utilización de Miris para coronas completas y puentes reforzados con fibra de vidrio aún no ha sido evaluada y se está analizando.


LA TÉCNICA : RESUMEN DE PROCEDIMIENTOS CLÍNICOS

El color correcto es la clave para conseguir un resultado estético óptimo. La selección de la tonalidad es el primer paso del tratamiento. Se realiza justo después de la limpieza del diente y, en todos los casos, antes de la preparación de la cavidad y de la colocación del dique de goma.

SELECCIÓN DEL COLOR DE LA DENTINA.


Primeramente tenemos que determinar el color correcto de la dentina. Esto se realiza colocando las muestras de dentina cerca del área cervical del diente, donde el grosor del esmalte es mínimo y apenas influye en la percepción del color. Si nos alejamos de esta zona, hay que tener en cuenta el efecto de atenuación producido por el esmalte. Por ejemplo, una selección «3» del color de la dentina realizada en el centro de la superficie vestibular, se corresponde realmente con un color de dentina «4 o 5». No se recomienda realizar este tipo de acercamiento porque no es preciso. El color de la dentina también puede ser determinado después de la preparación de la cavidad. En este caso, la preparación deberá realizarse con spray de agua para evitar la deshidratación del tejido porque esto puede provocar una selección errónea del color. IMPORTANTE: La presencia de dentina esclerótica o terciaria en una cavidad algo más profunda no debe ser utilizada como base para la determinación del color de la dentina. Tampoco deberán ser empleadas las lesiones por abrasión, abfracción o erosión porque suelen poseer una dentina esclerótica más oscura.

SELECCIÓN DE TONALIDAD Y TRANSLUCIDEZ DEL ESMALTE.


Las características ópticas del esmalte difieren en función de la persona y la edad. Por lo tanto, para determinar la tonalidad y la translucidez del esmalte deberán examinarse visualmente las zonas inciso-proximales de los dientes contra-late-rales o vecinos y realizar aquí la preselección.

CONFIRMACIÓN DEL COLOR


Insertar el núcleo de la dentina en la muestra preseleccionada de esmalte. Entre ambos deberá aplicar una gota de glicerina o agua para eliminar la posible influencia de la refracción de la luz en la interfase. Si fuera necesario puede probarse con otra tonalidad o translucidez de esmalte hasta conseguir una reproducción lo más parecida posible al diente natural. Si el color final no fuera el correcto, es recomendable probar primero con otro esmalte que cambiar la dentina porque la selección de su color suele ser más fácil y precisa.

La guía de colores de Miris 2 es posiblemente la herramienta más avanzada en el ámbito de los materiales para restauraciones directas. Es tan sencilla de usar como parece, sólo hay que insertar las muestras de dentina en el caparazón de esmalte.
MATERIALES DE EFECTOS ESPECIALES. Una observación visual directa o unas buenas fotografías intra-orales de los dientes contra-laterales o vecinos servirán para determinar si se requiere aplicar material de efectos especiales.

DIENTES JÓVENES:

En paciente jóvenes, el esmalte muestra generalmente un pronunciado efecto opalescente y una elevada translucidez. En el borde incisal, la dentina está completamente cubierta por el esmalte. La dentina es clara con variaciones mínimas de color.
 

DIENTES ADULTOS:

En los pacientes adultos, el esmalte es generalmente menos blanco. Su color es más bien neutro o ligeramente marfil. La dentina puede estar parcialmente expuesta en el borde incisal. La dentina es más oscura.
DIENTES MAYORES. En pacientes mayores el esmalte es más delgado y más translúcido. En el nivel incisal, la dentina subyacente es claramente visible y es similar a un muro liso; los lóbulos son menos reconocibles y sólo hay ligeras concavidades. La dentina es relativamente oscura con una elevada saturación.


ESTRATIFICACIÓN DEL COMPOSITE


Las masas de dentina y de esmalte imitan los colores, la opacidad y la fluorescencia de los tejidos naturales. Se aplican en dos capas, copiando la estructura interna de los dientes naturales. CONDICIONES ESPACIALES. Los dientes vecinos proporcionan la información necesaria para realizar la restauración con una forma y volumen tridimensionales correctos. Cuando faltan estos elementos, se deberá hacer una reconstrucción temporal con composite a modo de diagnóstico (aplicación directa de un composite sin tratamiento de la superficie) antes de la preparación de la cavidad. Después de un rápido acabado del perfil lingual, el resultado se fija con una llave de silicona, que ayudará a establecer una anatomía palatina e incisal correctas. Deberá ponerse especial atención a las características relacionadas con la edad del diente.
La maduración fisiológica del diente y las alteraciones funcionales de la dentina y del esmalte exigen una técnica de estratificación específica según el grupo de edad. Esto implica una selección específica de los colores de la dentina y del esmalte y su colocación. Así se garantiza la obtención de restauraciones de aspecto natural.

MASAS DE EFECTOS ESPECIALES PARA UNA EXCELENTE ESTÉTICA INCLUSO EN LAS SITUACIONES MÁS DIFÍCILES

Además de las dos masas básicas especiales dentina y esmalte, se han desarrollado materiales para crear y simular efectos especiales. Por ejemplo, es posible imitar una locali-zada y muy pronunciada opalescencia, hipocalcificaciones, fisuras, áreas localizadas con una elevada saturación.

ACABADO Y PULIDO

El acabado es, básicamente, una cuestión de precisión. El objetivo es reconstituir la textura y el brillo de la superficie. Si es necesario, en particular en los pacientes más jóvenes, la textura se reproduce con la ayuda de fresas de diamante de grano medio (40 micras), a baja velocidad y sin spray de agua. Para todas las superficies planas y convexas, los discos son los instrumentos más indicados para el acabado y el pulido. Las fresas de diamante finas y las puntas de silicona son las mejores para nivelar y suavizar los relieves de las superficies. Finalmente, se emplea un cepillo para pulir o una pasta de pulido con un disco extra blando.

Para resumir se puede afirmar que, por primera vez, el «concepto de estratificación natural» (Dietschi 1997) ha sido completamente integrado en un sistema de composite.
Este concepto permite una estratificación sencilla pero lógica. La aplicación de dos masas distintas de DENTINA y ESMALTE, casi idénticas a los tejidos naturales, y su combinación con colores de EFECTOS especiales permiten a todos los dentistas, tanto especialistas como médicos generales, realizar restauraciones de una calidad estética superior.