Rehabilitación oral e implantología

Introducción

La prótesis fija ha sido la prótesis de elección siempre y cuando se den las condiciones para ello. Aun más, existen autores que señalan que la única indicación de la prótesis removible es cuando la aparatología fija no está indicada.
Esos sistemas rehabilitadores ofrecen una serie de ventajas que solo ellos son capaces de ofrecer. En primer lugar los aparatos fijos brindan una mayor y mejor eficacia masticatoria. En segundo término estos elementos nos permiten generar mecanismos oclusivos y desoclusivos más confiables y estables a través del tiempo.
En tercer lugar las coronas y los puentes ofrecen mejor retención y estabilidad que los aparatos removibles, por los que los pacientes se sienten más confiados, seguros y confortables al usar los mismos.
Otra gran ventaja de estos sistemas, los fijos, es la posibilidad de reemplazar dientes ausentes sin la necesidad de confeccionar grandes estructuras, las cuales tienden a retener mucha placa bacteriana, amen de que son bastante difíciles de utilizar, y al paciente le toma mucho tiempo adaptarse a ellas.
Dos grandes ventajas más de los sistemas no removibles o fijos son:

1) Se realizan con materiales que nos permiten lograr una altísima estética y
2) generalmente los materiales utilizados para su confección son altamente resistente y durables a través del tiempo.

Sin embargo los aparatos fijos también presentan sus limitaciones, pues en algunos casos conllevan a desgastar estructuras sanas vecinas a la zona edéntulas, y en otros sencillamente el paciente no presenta la suficiente cantidad o calidad de pilares como para confeccionar una prótesis fija adecuada.
Desde hace ya mas de tres décadas la ausencia de pilares dentarios, la mala calidad de estos o la incorrecta distribución de ellos no es una limitante, pues hoy contamos con implantes dentales que sirven de “bases protésicas” para cargar rehabilitaciones protésicas fijas.
Los implantes dentales son elementos metálicos y/o cerámicos en forma de tornillo, cilindro o sus combinaciones, que se colocan dentro del hueso maxilar y sirven de pilares artificiales a una prótesis dental.
Evidentemente para la colocación de esas fijaciones el paciente debe presentar condiciones de salud general adecuadas, así como óseas locales útiles para la colocación de los implantes y el correcto funcionamiento de los mismos. Dicho de otra forma debe haber suficiente cantidad y calidad de hueso en el área a colocar el implantes.
En nuestra calidad de Rehabilitador Bucal Especializado siempre he pensado que el verdadero éxito de una prótesis depende de dos situaciones fundamentales:

1) La planificación de la terapia y
2) La correcta realización de la mismas.

Los implantes debe ir colocados en lugares donde anteriormente estaban ubicadas las raíces dentales, pues esto permite una correcta distribución de los mismos así como de las cargas oclusales, a la vez que nos permite generar soluciones estéticas más adecuadas. Cuando las fijaciones oseo-intergradas no puedan ser colocadas en lugares “ideales”, deberá ser el protesista quien determine donde finalmente se colocará el o los implantes basado en la planificación protésica del caso.

Cuando se ha perdido mucho hueso o la arquitectura del mismo se ha modificado de manera tal que la anatomía gingival se haya alterado significativamente, tendremos entonces dos salida:

1) reconstruir con injertos óseos y mucosos la arquitectura de la zona o
2) acudir a “estructuras cerámicas” que simulen ser tejidos gingivales en forma, volumen, textura y color.

Son muchos los factores que intervienen en la toma de decisión de cual de los dos caminos tomar. Dentro de ellos están la salud general del paciente, la edad del mismo, la disponibilidad de tiempo y su condición económica, así como el conocimiento y la habilidad del odontólogo.

La reconstrucción de los “tejidos gingivales” perdidos con elementos protésicos en porcelana rosada nos permite, sin que el paciente pase por cirugías a veces innecesaria, lograr relaciones dento-gingivales adecuadas y en muchas ocasiones incluso este procedimiento ayuda a darle soporte a los tejidos faciales, básicamente al labio y los carrillos. Otra gran ayuda de estos sistemas es la de “crear papilas gingivales” en lugares donde se perdió la anatomía ósea, y por lo tanto la creta dura desapareció.

Las prótesis fijas con cerámica rosada pueden ir “retenidas” por pilares naturales o por implantes dentales.

En el caso estructuras protésicas que reemplacen tanto dientes como encía perdida, estos aparatos pueden ir conectados directos a los implantes o llevar una mesoestructura conectada (atornillada) a los mismos y una sobreestructura o prótesis cementada a esa mesoestructura. La decisión de utilizar o no una mesoestructura está basada en la cantidad de tejido perdido, la cantidad, distribución y paralelismo de los implantes, así como finalmente en la vía de inserción de la prótesis cementada o atornillada.

Caso Clínico 

Paciente femenina, médicamente sana, con pérdidas dentales múltiples y gran destrucción del tejido óseo alveolar, así como también de las estructuras gingivales normales.

Tratamiento

Prótesis fija implantoasistida que reemplaza tejidos duros y blandos, confeccionada en dos partes, una mesoestructura y una sobreestructuras. La primera presenta una vía de inserción totalmente distinta a la segunda.

La meso-estructura va atornillada a los implantes y la sobreestructura (puente fijo en si) va cementada de manera provisional a la primera.

 

  Figura 1
Fig. 1
Paciente con ausencia de dientes y compromiso del 11, 14 y 23, los cuales se perderán

  

Figura 2
Fig. 2
Planificación lugar a colocar implantes

 

 

Figura 3
Fig. 3
Mesoestructura atornillada a los implantes. Fijese las chimeneas de los tornillos en los halos blancos

 

 

 Figura 4
 Fig. 4
Vista oclusal de la mesoestructura

 

 

Figura 5
Fig. 5
Dientes y gingiva recostruidos en cerámica  

Figura 6
Fig. 6
Vista intraoral del caso

Figura 7
Fig. 7
Vista extrabucal del caso terminado

     
Odontología Adhesiva y Estética

Autor: Dr. Rony Joubert Hued
Edición 2010
Más de 300 páginas
Fotografías e ilustraciones a todo color
Tapa dura. Encuadernación de lujo
Diseño gráfico diferenciado
Fotos 3D, barniz UV, desplegables...

 

  Libro Dr. Rony Joubert Hued